SiteLock

El intersexualismo: ¿quién debe decidir los padres o los hijos?

Hoy en día se habla del intersexualismo o como se le llama más comúnmente hermafroditismo, que en términos de la American Psychological Asociation (APA, 2006) se define como una variedad de condiciones que pueden llevar a un desarrollo anormal de las características físicas sexuales, que involucran los órganos genitales externos e internos de los recién nacidos. Ante esta situación surge la pregunta que se constituye en el tema central de la discusión por parte de los suscritos: ¿Deberían elegir los padres o los hijos?

Se considera que es una decisión difícil debido a que esta determina el reconocimiento y la vida sexual de los nacidos intersexuados, dado el hecho que existen casos de personas infelices incomprendidas, avergonzadas, aterrorizadas toda vez que es una situación imprevista y por lo tanto pocos sabrían darle el manejo adecuado puesto que la reasignación de sexo por vía quirúrgica es un tratamiento irreversible, da lugar a la pregunta ¿solo existen dos sexos?

Para responder las preguntas anteriores es necesario poner de manifiesto que en la naturaleza lo más común es la separación de los organismos masculino y femenino, la cual se evidencia en diferencias morfológicas que determinan la identidad sexual en términos biológicos; dicha característica se conoce como dimorfismo sexual, el cual se da como resultado de la división en el último par cromosómico XX en mujeres & XY en hombres. De esa forma  (Grumbach y Conte, 1998; Harvey, 1997), citados por Escabi-Montalvo & Toro-Alfonso (2005) afirman que el término intersexualidad es usado por la clase médica para definir aquellos casos de bebés que nacen con unos genitales que no corresponden a la representación fisiológica típica  de la genitalidad masculina o femenina, no obstante; existe una minoría, en los cuales es difícil asignarles un sexo debido a la escasa diferenciación de sus genitales, esta condición se conoce como Estado Intersexual (EI), e implica la presencia de una conformación anormal de los genitales externos y que no es acorde al sexo genético.

Se considera que un recién nacido presenta genitales ambiguos o E.I. cuando la anatomía de sus genitales externos no permite definir su sexo, muchas veces estos genitales no siempre corresponden al código genético cromosomático nombrado previamente, Elliot, 1998 citado por Escabi-Montalvo & Toro-Alfonso (2005). esto se puede ver en casos en los cuales nace un bebe con cromosomas XY lo cual lo clasifica como varón, sin embargo, no tiene testículos, posee un pene pequeño y labios genitales; mientras, los bebés intersexuales con cromosomas XX, que le reconocería como mujer, presentan un clítoris alargado, Slijper, 2003 citado por Escabi-Montalvo & Toro-Alfonso (2005). El término cotidiano para definir este tipo de situación es hermafrodita, que según afirma Castillo B (2009) viene de los nombres de los dioses griegos Afrodita, diosa de la sexualidad femenina, el amor, la belleza y Hermes, dios de la medicina y de la sexualidad masculina.

Existe el riesgo de morir por hiponatremia (perdida de sodio) durante las primeras horas de nacido, debido que la causa numero uno de EI es la hiperplasia suprarrenal congénita, situación en donde se presenta un crecimiento anormal de las glándulas suprarrenales; la misma que se acompaña de alteraciones hidroelectroliticas severas. Se han encontrado cifras que varían de un país a otro y de un estudio a otro en términos generales se presenta 1 caso por cada 10 000 a 20 000 recién nacidos vivos.

Castillo B (2009) afirma que como consecuencia de la medicalización de esta situación se dio la inclusión del mismo dentro del grupo de desórdenes de la diferenciación sexual (DSD)  por sus siglas en inglés por parte de la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica & The Lawson Wilkins Pediatric Endocrine Society  en 2006, lo cual permite una  mayor participación de disciplinas médicas en  el proceso de diagnóstico y tratamiento de las  condiciones englobadas bajo esta sigla.

En torno a las razones que motivan la decisión de la reasignación del sexo por parte de los padres y los médicos estas van por el lado científico justificados por la realización exhaustiva de exámenes en los cuales a través de la genética se determina cual es el sexo y el funcionamiento biológico asociado a este, lo que les permite en palabras de la APA, (2006) llevar a cabo la reasignación del sexo y la adecuación de los órganos genitales buscando la preservación de la fertilidad donde es posible, la funcionalidad y sensibilidad genital; procurando garantizar la probabilidad de que el bebe a futuro llegue a estar satisfecho con la reasignación sexual  sometida.

Por otro lado, hay razones de tipo legal  que apoyan y fomentan este tipo de  procedimientos; pues en la mayoría de los países para el registro de nacimiento al que todo ciudadano tiene derecho tan solo se reconoce la existencia de dos sexos siendo estos: a) el femenino para las personas con órganos genitales y funcionalidad hormonal prevalentemente  femenina, b) masculino para las personas con órganos genitales y funcionalidad hormonal masculina, avalados en muchos casos como el de Colombia donde el ordenamiento legal  indica la reafirmación de lo ya citado.  Los argumentos religiosos rezan que los libros fundamentales reconocen únicamente que como producto de una creación divina solo existen hombres o mujeres…

De los padres y de la sociedad en general, se desarrolla una inquietud asociada al hecho de que si dejan que sea el niño quien decida a futuro se dé la posibilidad de que no quiera una reasignación de sexo y sientan preferencia por mantener su condición de intersexuales. Por otro lado, la sociedad en general aún no se encuentra lo suficientemente preparada para asumir este tema y  generar un debate profundo que permita reconocer las diferencias dentro de un contexto real de inclusión, el cual en la opinión de quienes escriben consiste en asumirse dentro de una sociedad en igualdad de derechos y oportunidades es decir; sin  el establecimiento de grupos pro derechos que lo único que hacen es acelerar y acentuar las diferencias existentes entre las personas de este grupo y la sociedad en general.

Los argumentos que defienden el derecho a que los afectados sean quienes tomen la decisión están por el lado de que muchos activistas del movimiento feminista, transformista e intersexual en palabras de Ben-Asher:

“…The true self is in the biological body. Thus, attempts to raise children in the “wrong” sex are doomed to fail…”

Que en el idioma español, significa que muy a pesar de que el verdadero ser se encuentra en el cuerpo biológico, todo intento de llevar a los niños hacia el sexo opuesto se encuentra condenado a fracasar. En un ámbito asociado a los derechos que le asisten por su calidad de humanos, este grupo de personas tiene el derecho (y muchos lo reclaman) a decidir sobre su cuerpo puesto que son los directamente afectados con dicha determinación.

De ellos surge una respuesta en términos de que al permitir que ellos sean quienes tomen la decisión sobre sus cuerpos y sus condiciones de nacimiento podrían garantizar que se decidan de una manera más acertada sobre la reasignación del sexo que corresponda verdaderamente con sus necesidades.

Hay un punto donde llegan a estar de acuerdo tanto la comunidad médica como los activistas por los derechos de los intersexuales en lo que en palabras de Ben-Asher, 2006 seria:

“…Positive. Rationale: Gender is a process of socialization that occurs in early childhood. Therefore, genitals should be constructed to “match” gender as early as possible…”

Lo cual significa que el género es un proceso de socialización que se realiza a través de los juegos de rol y la experiencia obtenida por medio del grupo familiar tanto nuclear como extenso, el cual se produce en la primera infancia. Por lo tanto, los genitales se deben construir para “igualar” género tan pronto como sea posible.

A su vez Serna Vanegas (2012) afirma “…Todo individuo debe pasar por un proceso de socialización en donde se transmiten y enseñan formas de comportarse, pensar y sentir para los hombres y para las mujeres, que son diferentes y opuestas, y que son asignadas a partir del sexo…”

Esto implica que en dicho proceso se encuentran involucrados estamentos tales como la familia, la escuela y en un grado no recomendable el sector religioso. Para cada  caso de  intersexualidad, la persona en cuestión  debe tener derecho de decidir sobre su propia identidad sexual una vez llegue a la madurez psicológica y así  una vez elija, se  hace menester  brindar la asesoría necesaria para ajustar su vida a la cotidianidad.  Por esto desde la postura de los suscritos autores se afirma que no es recomendable intervenir quirúrgicamente a menos que sea estrictamente necesario, de igual forma se debe tener presente las consecuencias psicológicas y sociales antes de realizar la intervención, pues el mayor problema al que se enfrentan los intersexuales es su incapacidad para decidir por sí mismos su identidad sexual en etapas tempranas.

Aunque quienes escriben consideran que la decisión debería ser tomada por los directamente afectados, dadas las condiciones anteriormente expuestas la posición más razonable y acorde a los elementos expuestos es respetar el derecho de los padres y comunidad médica a realizar la reasignación de sexo toda vez que lo que buscan en últimas es garantizar el bienestar y la felicidad futura de sus hijos.

Referencias

American Psychological Asociation (2006), Answers to Your Question About Individuals With   intersex Conditions, disponible en Http:// www.Apa.org

Escabí M, A. & Toro A, J. (2005) Cuando los cuerpos engañan: un acercamiento crítico a la     categoría de la intersexualidad. International Journal of Clinical and Health Psychology, ISSN 1697-2600 2006, Vol. 6, Nº 3, pp. 753-772.

Castillo B, A: (2009) ¿Qué es doctor, niño o niña?  Prácticas médicas en torno a la intersexualidad. Trabajo de grado publicado Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia

Ben-Asher, N. (2006), The Necessity Of Sex Change: A Struggle For Intersex And Transsex  Liberties Harvard Journal of Law & Gender, Vol. 29 pag 51-98

Serna, M (2012) El concepto Biopolítico de la identidad de género en el estado intersexual Revista CES DERECHO ISSN 2145-7719 Volumen 3 Número 2 Julio-Diciembre 2012. Pág: 128-142

 

Autor: Juan Olaya Gualteros, Psicólogo Colombiano graduado con experiencia en clinica y comunitaria, apoyo psicosocial, capacitación y talleres en instituciones educativas. Director del departamento de psicología de la fundación educativa Personal Growth. 2018

 

 

 

Juan Olaya Gualteros (2018). “El intersexualismo: ¿quién debe decidir los padres o los hijos?” proyectandolideres.org. Publicado on-line en: https://proyectandolideres.org/index.php/articulos/el-intersexualismo/

 

1 Comment

Leave a Reply

×
Hola, ¿está interesado en nuestro servicio? Con gusto le colaboro.