EL TIEMPO EN FAMILIA: CONSTRUCTOR DE FRATERNIDAD

Cada miembro del núcleo familiar tiene un valor incalculable dentro de ella, los hijo son el motor de vida de los padres, los padres son el apoyo y reflejo para sus hijos, y los demás miembros de este grupo son la compañía y soporte para enfrentar la cotidianidad de la vida. A pesar del valor que tiene la familia; el trabajo, los compromisos y en sí misma la modernidad hace que el tiempo que se destina en nuestras agendas para la familia sea muy mínimo, afectando a los que nos rodea pero sobre todo a la persona que no tiene tiempo. Cuando una persona se aleja de la familia le genera angustia y en algunos casos culpabilidad, empezando a imaginar cómo sería la realidad si el trabajo y los compromisos permitieran invertir más tiempo con los seres que más amamos y por los cuales nos comprometemos tanto. Aunque sea paradójico es la realidad que muchas familias viven hoy en día.

El mundo moderno nos ofrece miles de posibilidades para ocuparnos y distraernos, es por ello que al ser conscientes de que la familia es vital para la existencia; destinemos el tiempo para saber qué está pasando en casa y que situaciones tienen nuestros familiares. No es indispensable estar presente 24 horas del día con nuestros seres amados, lo importante es que el tiempo que se destine para la familia sea “tiempo de calidad” que me permita vivir feliz con ellos y a la vez crecer como persona en las actividades que realizo.

El tiempo de calidad no se mide por el dinero invertido sino por los avances en la confianza que entre los miembros se genere. Si en medio de la distancia existe seguridad entre la pareja y con los hijos, significa que el tiempo invertido tiene un precio invaluable para toda la familia.

Para ello hay que reconocer a cada integrante de la familia en su particularidad, un hijo nunca será igual que otro, la pareja es independiente de los hijos y así debe ser con todos las personas que integran la familia. Hay que conocer a cada uno de ellos y a la par disponerse a abrir su interior para que su familia lo valore por lo que es y el esfuerzo que hace por llevar su familia adelante. Al iniciar la gran misión de formar una familia, son todos los miembros quienes hacen sacrificios y se entregan a esta noble causa para que llegue a buen término; por ello nunca subestime la labor y aportes de cada uno. Ninguna actividad es pequeña cuando se habla del crecimiento familiar.

El tiempo de calidad hace referencia al gozo y placer que produce compartir en familia y de aquellos detalles que independiente del poco tiempo que tenemos con ellos, nos hacen sentir importante y parte del calor de hogar. Hay que sentir esa fraternidad con los seres que amamos a pesar de la distancia y las ocupaciones diarias, es estar en ellos y ellos en usted en espíritu. Para ello es importante que al estar en familia tenga en cuenta las siguientes reflexiones.

El tiempo dedicado a su familia es para su familia. En el momento de estar con los seres que ama, no es bueno que esté pensando en otras actividades, en lo que dejo de hacer en el trabajo o en el cansancio que tiene; concéntrese en su pareja, hijos y demás familiares. No los cargue con los avatares de su vida laboral o académica deje que sus familiares sean el centro de atención suya y disfrútelos.

Escuchar. Es importante que escuche lo que su familia tiene para decirle; entre las líneas de estas conversaciones están los sentimientos y valores que han crecido o que se han descuidado en el camino de hacer familia. En sus palabras encontrará aciertos, alegrías, triunfos pero también desaciertos y fallas que necesitan atención y posible solución.

Organiza su tiempo. Busque tiempo con cada uno de sus familiares pero también para descansar, esto hará que la llegada a casa sea más placentera y renueve sus fuerzas para llegar de nuevo al trabajo.

Tiempo libre bien usado. Planee actividades en familia, haga una cena donde todos participen, escojan un juego y diviértanse. Si puede planear las cosas con anterioridad será útil para evitar el derroche de tiempo pensando en lo que se va a hacer con sus seres queridos.

Hágales sentir que en verdad los ama. Aunque a veces es difícil expresar sentimientos, una palabra de cariño, de amor o de agradecimiento; pueden ser la herramienta para que los lazos familiares, sean fraternos y perduren en la distancia.

Cercanía desde la distancia: A pesar de la distancia haga buen uso de la tecnología y comuníquese con ellos, escríbales un correo, convierta sus llamadas en algo frecuente, use las videollamadas o en caso extremo envíe fotos suyas y pídale fotos a su familia, de esta manera los recuerdos se hacen más fuertes.

Ore: comuníquese con Dios y encomiende lo que usted más ama su familia, entregue el bienestar de todos sus familiares a Dios, y pida siempre su bendición y gracia para usted y su familia.

La fraternidad familiar consiste en contar con sus miembros de manera incondicional y también que ellos puedan contar con usted. La fraternidad en la distancia genera esperanza y fortaleza en las dificultades de la vida, es el momento en que la familia se convierte en el refugio de una vida acelerada y estresante y muchas veces sin sentido. Fortalezcamos la vida familiar sobrepasando tiempos y distancias.

Dra. Esmeralda Quintero Romero, Trabajadora Social. Especialista en Educación y Orientación Familiar.

 

Para citar este artículo:

Esmeralda Quintero Romero (2017). “Tiempo en familia, constructor de fraternidad” proyectandolideres.org. Publicado on-line en: https://proyectandolideres.org/index.php/articulos/tiempo-en-familia/

1 Comment

Leave a Reply

×
Hola, ¿está interesado en nuestro servicio? Con gusto le colaboro.